Preguntas Frecuentes

En función de su edad, tamaño y fuerza, tu mascota necesitará un juguete u otro.

La dureza media (color naranja) está recomendada para la mayoría de perros, incluyendo especialmente a los perros senior y a los cachorros, pues no tienen mucha fuerza de mordida. En el caso de los perros de menos de 8 meses, es importante que los juguetes no sean muy duros para que no presionen sus mandíbulas, pues aún están en desarrollo.

Una vez tu perrito sea adulto, si lo ves conveniente, puedes pasar a la dureza alta (color lila). Esta dureza está indicada para perros con mucha fuerza de mordida.

Si sigues teniendo dudas sobre qué dureza necesita tu perro, contacta con nosotros y te ayudaremos a elegir el juguete que mejor se adapte a tu mascota.

Ten en cuenta que ningún juguete es indestructible.

Puedes rellenarlo con cualquier alimento que sea seguro para tu perro (en cantidades saludables). Sin embargo, ten en cuenta que tendrás que restar esas calorías del resto de comida diaria.

Si usas pienso:       

1- Mezcla el pienso habitual con mantequilla de cacahuete, requesón, puré de plátano, yogur griego sin azúcar, o cualquier otro alimento saludable que pueda servir como una pasta para mantener las “croquetas” unidas.

2- Tapa el agujero pequeño con mantequilla de cacahuete. Rellena con un poco de pienso y vierte mantequilla de cacahuete derretida. Añade más pienso y más mantequilla derretida hasta que esté lleno. Congela hasta que se solidifique.

3- Mete el pienso, un poco de agua para que se pegue a las paredes y tápalo con una cucharada de mantequilla de cacahuete para que no se salga del juguete.

4-Humedece el pienso con agua o caldo de pollo (mejor diluirlo si tiene alto contenido en sal) y deja que se hinche dentro del juguete. Séllalo con mantequilla de cacahuete u otro sellador y congélalo hasta que esté sólido. Ten en cuenta que al descongelarse puede mojar el suelo.

Si usas comida húmeda:       

El alimento en lata para perros es una de las mejores opciones para rellenar tu juguete.

¡Recuerda que tendrás que restar esas calorías del resto de comida diaria!

Mete el alimento húmedo o paté en el juguete y congélalo. ¡Así de fácil! (Si lo prefieres o el alimento no es muy denso, puedes sellarlo con mantequilla u otro sellador).

La comida enlatada puede ser cara, por lo que te recomendamos mezclarla con su pienso.

Si usas líquidos:       

Puedes rellenar tu juguete RUCAN con líquido y congelarlo para favorecer la hidratación de tu perro.

Tapa el agujero más pequeño con un trozo de mantequilla de cacahuete fría. Coloca el juguete en un vaso o taza con la obertura grande hacia arriba. Rellénalo con el líquido que hayas elegido (agua, caldo sin sal, agua de coco, licuado de zanahoria o manzana, etc.) y mete la taza en el congelador hasta que quede sólido.

Dáselo a tu mascota en el exterior o en un patio, pues el suelo acabará encharcado.

CONSEJO:

Invierte en más de un juguete. Así no tendrás que preparar tan a menudo el relleno y podrás tener siempre alguno congelado para emergencias.

Tu perro podrá disfrutar durante más tiempo del juguete, al serle más difícil vaciarlo.

Te será más fácil de llevar al sitio dónde quieres que tu perro lo use.

Tu cachorro notará un gran alivio en las encías doloridas por el cambio de dientes.

Se conservará durante días y no tendrás que prepararlo al momento.

Tu perro podrá refrescarse en verano.

Enjuágalo con agua tibia y jabón para platos.

Si se resiste, déjalo en remojo con agua caliente y jabón durante unos minutos antes de lavarlo.

Usa un cepillo para botellas o un cepillo de dientes para limpiar el interior.

También puedes meterlo en el lavavajillas sin problema.

Siempre que ajustes las calorías totales diarias, puedes darle un CONIC relleno todos los días.       

CONIC

Rellena el CONIC y dáselo a tu mascota para que se quede tranquila lamiendo el relleno. Si quieres que esté más tiempo entretenida, congélalo para que tarde más en sacarlo. No se lo pongas tan difícil que no pueda conseguir vaciarlo, pues eso puede causarle frustración y estrés.

Este producto NO ha sido diseñado para quedarse a disposición total del perro todo el día, sino para un uso puntual y controlado en momentos en que se queda solo o queremos que esté distraído. Recomendamos retirar el juguete una vez esté vacío para evitar un uso incorrecto, pues la tendencia es que lo muerdan y se pongan nerviosos, llegando a romperlo en algunos casos.

DOG BALL

Este producto ha sido diseñado principalmente para que juegues con tu perro. Puedes usar la DOG BALL tanto para lanzarla como para rellenarla y dársela a tu mascota para que se quede tranquila lamiendo el relleno. Si quieres que esté más tiempo entretenida, congélala para que tarde más en sacar el contenido.

        No se lo pongas tan difícil que no logre vaciarlo, pues eso puede causarle frustración y estrés. 

 

¡IMPORTANTE!

En caso de rotura, pasa a una dureza superior.

En caso de ingesta, consulta a tu veterinario (el caucho natural no es tóxico ni digerible, lo más normal es que salga igual que entró).

Recuerda que ningún juguete que cuide la salud dental de tu mascota es irrompible.

Consulta nuestros puntos de venta.